logo 4 2

casacentral 1

 

COMUNICADO OFICIAL N°8 DE RECTORÍA

La Serena, lunes 11 de noviembre de 2019.

Estimada Comunidad ULS:

La sentida demanda de la sociedad chilena por mayor equidad y justicia social es, después de 24 días de movilizaciones ciudadanas, un llamado ineludible que como Universidad de La Serena debemos y deseamos atender.

Durante mi rectorado, hemos dispuesto como política institucional la estabilidad laboral, inversiones en calidad y presupuesto equilibrado. En la práctica, esto ha significado, en lo principal, una priorización del ítem de remuneraciones y de inversiones para el mejoramiento de equipamiento e infraestructura para el servicio docente y de investigación.

Es así como, cercano a una década, el monto del reajuste de remuneraciones se ha realizado en base al reajuste del sector público –el cual no ha sido una constante en todas las universidades del Estado–, aun en un escenario complejo de financiamiento, conllevando ajustes importantes para un adecuado equilibrio presupuestario.

Hemos conseguido esto gracias al valioso apoyo de la Comisión Triestamental Interna del Consejo Académico –compuesta por representantes de las asociaciones de funcionarios tanto de académicos como no académicos, junto con la Federación de Estudiantes– quienes, a la luz de todos los antecedentes sobre ingresos y egresos probables, proponen una aproximación del presupuesto institucional al Consejo Académico, hecho que constituye una modalidad única de trabajo en el sistema universitario.

El escenario actual en nuestro país nos invita a fortalecer los modos en que podemos aportar a la equidad. De allí que, con especial énfasis en estos últimos días, junto al equipo directivo y en mi calidad de Rector, hemos analizado la estructura salarial de nuestra universidad, solicitando a los equipos técnicos, antecedentes que me permitieran sostener una opinión fundada en torno a la posibilidad de hacer un esfuerzo institucional extra para contribuir a la equidad y, en especial, mejorar las condiciones salariales de quienes no estén en un nivel de sueldo mínimo ético.

Vistos los antecedentes –y atendiendo tanto la necesidad de aportar a la equidad y justicia social como las capacidades derivadas de nuestra estructura financiera y económica– es que he resuelto ingresar a discusión ante los órganos colegiados, la propuesta de mejora salarial para los y las funcionarios y funcionarias que se encuentran bajo la línea de los $500.000.- mensuales brutos, estableciendo este nuevo monto como la remuneración mínima y ética en la Universidad de La Serena, a partir del 01 de enero de 2020.

Esta propuesta de mejora de remuneración, es sin perjuicio de los bonos que la universidad particularmente tiene establecidos como complemento a las remuneraciones, y que se resumen en lo siguiente:

- Para los y las funcionarios y funcionarias no académicos(as), en el año 2019: En enero, $104.970; en marzo, $69.986; en septiembre, $69.986; y en diciembre, $69.648 bono especial para rentas brutas inferiores a $1.500.000.

- Para los y las académicos(as) con más de 12 horas de clases y renta inferiores a $1.500.000, bono especial único de $69.648.

- Para el caso de académicos(as) por hora con nombramientos a contrata en los dos semestres anteriores y que no tengan nombramiento de jornada completa (JC): reciben, en enero y febrero, un bono por mes equivalente al 100% de remuneración bruta mensual promedio obtenida en el año anterior, en un semestre de duración normal.

Esta medida del sueldo ético mínimo será propuesta ante el Consejo Académico en su próxima sesión, para luego continuar la tramitación ante la Junta Directiva, si así se determina. Si bien su eventual aprobación y puesta en marcha impactará los flujos financieros de la institución, se trata de una señal de equidad que, sostengo, no podemos seguir postergando.

Aspiro a que esta propuesta de mejora del ingreso a quienes se encuentren en los niveles más bajos de remuneraciones sea una primera medida de otras que, eventualmente, mientras los recursos lo permitan, podrían adoptarse en pro de conseguir una estructura de remuneraciones que articule con justicia la necesidad de acortar las brechas salariales y mantener la salud financiera de la institución.

Por cierto, al igual que ustedes, soy un convencido que en estas materias aún queda mucho por hacer; sin embargo, debo ser también en extremo responsable con la sustentabilidad institucional y el equilibrio financiero, toda vez que, como se sabe, los ingresos dependen de manera mayoritaria de los aranceles de pregrado, la gratuidad y los años de acreditación institucional y de carreras.

Finalmente, como universidad hacemos un llamado a nuestra comunidad a participar de todas las instancias democráticas y cumplir con los deberes asociados, propiciando un diálogo con todos los actores, a fin de trazar un camino hacia un desarrollo centrado en las personas y en su bienestar. En este sentido, hacemos un llamado al gobierno y parlamentarios, a escuchar las propuestas que buscan construir una sociedad más justa y equitativa.

Cordialmente les saluda,

Dr. Nibaldo Avilés Pizarro

Rector